(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

LECCIÓN 6 



i^J 



Referencias: 

Éxodo 3; 

Patriarcas y profetas, 

págs. 254-260. 



Versículo para 
memorizar: 

"Descálzate, porque 

el lugar donde estás 

es sagrado" 

(Éxodo 3:5). 



Objetivos 

Los alumnos: 

Sabrán que Dios 

puede encontrarse 

en muchos lugares diferentes. 

Se sentirán contentos 

por la oportunidad 

de encontrarse con Dios 

en la iglesia, 

Responderán mostrando 

reverencia en la iglesia. 



c 



t> 



Mensaje: 

Adoramos a Dios 

cuando somos 

reverentes. 



El fue? o que 
no se apagaba 



Tema del mes 

Mostramos nuestro amor a Dios cuando lo adoramos. 

Un vistazo a la lección bíblica 

Después de cuarenta años viviendo en el desierto como pastor 
de rebaños, Moisés ve una zarza ardiendo que no se consume. 
Cuando va a investigar, Dios le habla. Le dice a Moisés que vaya de 
regreso a Egipto y libre de la esclavitud a los israelitas. Moisés cues- 
tiona a Dios. Dios le promete a Moisés estar con él y ayudarlo a 
tener éxito. 

Esta es una lección acerca de adoración 

Dios se le reveló a Moisés en forma de una zarza ardiente. 
Cuando Moisés se acercó a la zarza, Dios le habló y le dijo que se 
quitara los zapatos porque estaba pisando terreno sagrado. Nosotros 
tal vez no nos quitemos los zapatos al entrar en la iglesia, pero mos- 
tramos respeto y reverencia de otra forma. 

Para el maestro 

"Su grandeza [Moisés] intelectual lo distingue entre los grandes 
de todas las edades, y no tiene par como historiador, poeta, filósofo, 
general y legislador. Con el mundo a su alcance, tuvo fuerza moral 
para rehusar las halagüeñas perspectivas de riqueza, grandeza y 
fama" (Patriarcas y profetas, pág. 252). 

"Muchos no llegan a la posición que podrían ocupar porque 
esperan que Dios haga por ellos lo que él les ha dado poder para 
hacer por sí mismos. Todos los que están capacitados para ser de uti- 
lidad deben ser educados mediante la más severa disciplina mental 
y moral; y Dios les ayudará, uniendo su poder divino al esfuerzo 
humano" (Patriarcas y profetas, pág. 255). 

"El mandato divino halló a Moisés sin confianza en sí mismo, 
tardo para hablar y tímido. Estaba abrumado con el sentimiento de 
su incapacidad para ser el portavoz de Dios ante Israel. Pero una vez 
aceptada la tarea, la emprendió de todo corazón, poniendo toda su 
confianza en el Señor. La grandeza de su misión exigía que ejercitara 
las mejores facultades de su mente. Dios bendijo su pronta obedien- 
cia, y llegó a ser elocuente, confiado, sereno y apto para la mayor 
obra jamás dada a hombre alguno. Este es un ejemplo de lo que 
hace Dios para fortalecer el carácter de los que confían plenamente 
en él, y sin reserva alguna cumplen sus mandatos" (Patriarcas y profe- 
tas, pág. 260). 

Decoración del aula 

Vea la lección 5. 



50 LECCIÓN SEIS 



ADORACIÓN 



Sección 

Bienvenida 



o 



Motivación 



« 



Oración y 
alabanza* 



o 



Lección bíblica 



o 



Aplicando 
la lección 



Compartiendo 
la lección 



Desarrollo del programa 



Minutos 



Actividades 



Materiales necesarios 



Permanente Recibir a los alumnos a la Ninguno 
entrada. Escuchar sus 
problemas o motivos de 
gozo 



hasta 10 A. Protección contra el 
fuego 

B. Letras chispeantes 

C. Captando el mensaje 



Fósforos, vela de cumpleaños, plato 
de metal o cenicero 
Luces de bengala, fósforos 
Teléfono celular, tarjeta postal, carta, 
mensaje electrónico, tarjeta con el 
mensaje "te extraño 7 ' 



hasta 10 



Compañerismo 

Cantos 

Misiones 

Ofrenda 

Oración 



Ninguno 

Folleto Misión para niños 
Recipiente de la ofrenda 
Rama, balde o cubeta con arena, lla- 
mas de color rojo a anaranjado (ver 
pág. 116), perforadora de papel, lana, 
lápices 



hasta 20 Experimentando 
la historia 



Versículo para memorizar 
Estudio de la Biblia 



Vestimenta de tiempos bíblicos, 
caritas sonrientes montadas en pali- 
tos de madera, oveja de juguete, 
"zarza ardiente" usada en la sección 
"Oración". Opcional: grabadora 
Ninguno 
Biblias, siluetas de llamas (ver pág. 116) 



hasta 15 Visitando al rey 



Ropa sucia, ropa limpia, caja o 
maleta, pliego grande de papel, mar- 
cador 



hasta 15 Sigue nuestro ejemplo 



Ideas de la sección "Aplicando la 
lección" 



En cualquier momento del programa se puede orar o alabar a Dios con un canto. 



LECCIÓN SEIS 51 



ENSENANDO LA LECCIÓN 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a sus alumnos en la puerta del aula. Pregúnteles cómo les ha ido 
en la semana. Qué cosas les alegran o preocupan. Pida a sus alumnos que repitan el 
versículo para memorizar de la semana pasada y anímelos a contar alguna experien- 
cia en cuanto al estudio de la lección de la semana pasada. Comiencen con la activi- 
dad de motivación que usted haya elegido. 



Se necesita: 

• velita de cum- 
pleaños 

• fósforos 

• plato de metal 
o cenicero 



o 



Motivación 

Elija la actividad o actividades más apropiadas para su situación. 

A. Protección contra el fuego 

Encienda un fósforo y colóquelo en un plato de metal. Pida a sus alumnos que 
cuenten hasta que se apague el fósforo. Encienda luego la velita de cumpleaños. 
Pida a sus alumnos que cuenten hasta que se apague. 

Pregunte a sus alumnos: ¿Cuáles son algunas de las reglas de seguridad 
para encender fósforos? Haga una lista con las respuestas de sus alumnos. 
Asegúrese de incluir lo siguiente: 

Sostén el fósforo lejos de ti. 

Enciende el fósforo lejos de ti. 

Apagar el cerillo antes de tirarlo. 

Si estás dentro de una habitación, asegúrate de que no haya cerca cortinas o 
materiales sueltos. 

Nunca guardes fósforos en tus bolsillos. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: ¿Cuándo fue la última vez que 
usaron fósforos o velas? ¿Por cuánto tiempo se estuvo quemando nuestro fós- 
foro? ¿Y nuestra vela? ¿Qué pasa si no siguen alimentando un fuego con más 
madera o cosas para quemar? (Se va a apagar.) En nuestra historia de hoy, 
Moisés vio un fuego que no se acababa y nada lo estaba alimentando. Al ir a 
observar ese fuego, se encontró con alguien muy especial, alguien a quien 
deseamos mostrarle respeto. El mensaje de hoy es: 

ADORAMOS A DIOS CUANDO SOMOS REVERENTES. 
Díganlo junto conmigo 



o 



Se necesitan: 

• luces de ben- 
gala 

• fósforos 



B. Letras chispeantes 

Salgan y pida a sus alumnos que se coloquen dejando espacio entre uno y 
otro. Dé a cada uno una varita de luz de bengala. Diga a sus alumnos: Cuando 
llegue y les encienda la varita de luz de bengala, vean si pueden trazar en el 
aire una letra con su varita. Asegúrense de pararse donde tengan mucho 
espacio y no se acerquen a nadie. (Se puede reemplazar la varita de luz de 
bengala por un rollito de lana de acero incertado en un alambre grueso.) 



52 LECCIÓN SEIS 



Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: ¿Qué sucedió cuando ondea- 
ron la varita? (Hizo letras de fuego.) ¿Cuánto tiempo duró ardiendo la varita? 
(como tres segundos.) ¿Qué hubieran pensado si su varita no se hubiera apa- 
gado y se quedara ardiendo siempre? (Me sorprendería. Me preguntaría qué 
está pasando.) En nuestra historia de hoy escucharemos acerca de una zarza 
que ardía en fuego pero no se consumía. Cuando Moisés fue a investigar el 
caso, se encontró a alguien muy especial. Cuando venimos a la iglesia nos 
encontramos con nuestro amigo especial, Jesús, y deseamos mostrarle respe- 
to. Nuestro mensaje de hoy es: 



w> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO SOMOS REVERENTES. 
Díganlo junto conmigo 



C. Captando el mensaje 

Pida con anticipación a alguien que le mande una tarjeta postal a su clase de 
Escuela Sabática. Haga planes también para que alguien la llame por su teléfono 
celular y le envíe un mensaje de texto en su teléfono, justamente cuando comien- 
ce esta actividad. Diga a sus alumnos: Esta semana recibí una carta de un 
amigo que vive muy lejos. Me contó lo que estaba haciendo. Oh, perdonen, 
alguien me está llamando por mi teléfono celular. Conteste el teléfono. Lo 
siento, no puedo hablar contigo ahora porque estoy en la Escuela Sabática. Te 
hablo después. Adiós. 

Conceda tiempo para comentar al volverse a la clase y decir: Esta mañana 
encontré una tarjeta postal que alguien envió a nuestra clase de Escuela 
Sabática. ¿Puede alguien leerla? ¿Es mi teléfono el que acaba de sonar? Debe 
ser un mensaje dejado en forma de texto. Déjenme leerlo para ver lo que dice. 
Oh, es un mensaje electrónico que me envía un amigo. ¿Cuántas clases de 
comunicación hemos tenido esta mañana? (Celular, mensaje en forma de texto, 
tarjeta postal, mensaje electrónico) ¿Pueden pensar en otras formas de comuni- 
cación con alguien que no esté aquí? Comente con sus alumnos. Nombre enton- 
ces a alguien que no esté presente o a algún miembro que esté enfermo. Voy a 
pasarles esta tarjeta postal a todos. Por favor firmen con su nombre y pasen 
la tarjeta a otro compañero. Se la vamos a enviar a [nombre]. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: Hay muchas formas de comu- 
nicación. ¿Cómo podemos comunicarnos con Dios? (Por medio de la oración, la 
lectura de la Biblia.) ¿Cómo se comunica Dios con nosotros? (Nos habla a través 
de la Biblia, a través de otras personas tales como el pastor, nuestros padres, 
maestros, etc.) ¿Cuan difícil es escuchar a Dios cuando hay mucho ruido? 
Cuando estamos quietos en la iglesia, le mostramos a Dios que estamos listos 
para escucharlo. Ésta es una forma de ser respetuosos y reverentes con Dios. 
Y de eso es de lo que se trata nuestro mensaje de hoy: 

|^_ "\ ADORAMOS A DIOS CUANDO SOMOS REVERENTES. 
~ v ^ Díganlo junto conmigo 



Se necesita: 

• teléfono 
celular 

• tarjeta postal 

• carta 

• mensaje elec- 
trónico 

• tarjeta con las 
palabras "te 
extraño" 



LECCIÓN SEIS 53 




.- V--J ■ ■ 





Oración y alabanza ® 



Compañerismo 

Comparta los problemas o pesares y los motivos de gozo de los alumnos, según lo han 
expresado al entrar (y si es apropiado). Haga que sus alumnos den a conocer sus experiencias 
con respecto al estudio de la lección de la semana pasada y repase el versículo para memori- 
zar de esa lección. Celebre los cumpleaños, acontecimientos especiales o logros de sus alum- 
nos. Dele una cálida bienvenida a todos los visitantes. 



k Cantos sugei entes 

f\ "Alabemos con música a Cristo" (Alabanzas infantiles, n° 1 ). 

i^ Tanto a mi Jesús" (Alabanzas infantiles, n° 3). 

U 'Te amo mi Señor Jesús" (Alabanzas infantiles, n° 14). 

"Yo tengo gozo" (Himnarío adventista, n° 458). 

Misiones 

Cuente una historia del folleto Misión para niños. Enfatice el concepto de adoración 
en esa historia. 



Ofrenda 

Diga a sus alumnos: Es muy bonito poder visitar a nuestros 
amigos. Venir a la iglesia es como visitar a Dios en su casa. No 
todas las personas cuentan con un edificio de iglesia o la oportu- 
nidad de reunirse en el sábado de Dios. Cuando damos nuestras 
ofrendas, ayudamos a otros a aprender acerca de Dios y ayuda- 
mos a construir templos donde puedan adorarlo. 



Se necesita: 

• recipiente 
para la ofren- 
da 



Oración 

Haga con anticipación un orificio en las siluetas de llama 
(ver pág. 116) y pase por él un hilo de lana de 30 cm. Ate los 
extremos. Diga a sus alumnos: Dios le habló a Moisés desde 
un arbusto especial. Esta mañana vamos a crear nuestra 
zarza especial. Anota o dibuja en tu llama de papel algo que 
te preocupa, o algo por lo que te gustaría darle gracias a 
Dios. Cuando termines de hacerlo, cuelga tu llama en la 
zarza. Pida a sus alumnos que se coloquen alrededor de la 
zarza y ore para que superen sus luchas y alaben a Dios por 
sus bendiciones. 



Se necesita: 

• rama de árbol o 
arbusto con hojas 

• balde o cubeta con 
arena 

• llamas de papel de 
color rojo o anaran- 
jado (ver pág. 116) 

• perforadora 

• lana 

• lápices 



54 LECCIÓN SEIS 



» 



Lección bíblica 

Experimentando la historia 

Personajes: Adulto varón vestido 
como Moisés, "voz de Dios" (grabada 
con anticipación, o pedir a alguien que 
lea las palabras pronunciadas por Dios) 

Pida a "Moisés" que se siente en el 
desierto. Pida a alguien que guíe a los 
alumnos al hacer lo siguiente: 



Cuando escuchen: 
Moisés o Yo 



Dios 



Los alumnos: 

Se agachan y hacen 
como que se quitan 
un zapato 
Ondean una carita 
feliz 



Lea o cuente la historia 

¿Qué tal, niños y niñas? Me llamo 
Moisés. Vivo en el desierto y trabajo 
como pastor cuidando las ovejas de mi 
suegro. Han pasado ya casi cuarenta años 
desde que salí huyendo de Egipto. Tal vez 
ustedes hayan escuchado que maté a un 
egipcio. Yo no sé en lo que estaba pensan- 
do. Pensaba que iba a liberar a los israeli- 
tas y en vez de ello arruiné todas las 
cosas. Dios ha sido mi amigo y aun cuan- 
do he cometido errores ha estado conmi- 
go y me ha protegido al viajar por el 
desierto. Recuerdo la primera noche que 
llegué aquí. Algunas pastoras vinieron a 
sacar agua del pozo para sus animales. 
Entonces vinieron unos pastores y trataron 
de correrlas. Eso no me pareció bien, así 
que les dije a esos hombres que esperaran 
su turno o usaran otro pozo. Entonces 
ayudé a las mujeres a sacar el agua. Ellas 
me invitaron a conocer a Jetro, su padre, y 
terminé quedándome aquí. Me casé con 
Séfora, una de las hijas de Jetro y ahora 
tenemos dos hijos. 

Ha muerto ya el faraón del que salí 
huyendo; pero a mi pueblo, los israelitas, 



les está yendo peor que nunca porque el 
nuevo faraón es más cruel que el ante- 
rior. Cómo desearía no haber tomado el 
asunto en mis manos y matado a ese 
egipcio. Si tan sólo hubiera esperado que 
Dios me mostrara cuándo actuar, mi pue- 
blo tal vez ya sería libre. 

¡Miren! ¿Qué es eso? Miren hacia allá. 
[Señala hacia la zarza ardiente.] Eso es asom- 
broso. Estas zarzas a veces prenden fuego 
en el desierto, pero esta zarza no se 
quema. Voy a ver lo que está pasando. 
[Moisés se coloca junto a la "zarza ardiendo".] 

[Dios] -¡Moisés! ¡Moisés! 

[Moisés] -Aquí estoy. 

[Dios] -No te acerques. Quita los 
zapatos de tus pies. Estás parado en lugar 
santo. [Moisés se agacha, se quita los zapa- 
tos y se queda arrodillado junto a la zarza.] 

[Dios] -Yo soy el Dios de tus padres, 
el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y de 
Jacob. He visto los sufrimientos de mi 
pueblo y deseo que vayas a ver al faraón 
y le digas que deje ir a mi pueblo. 

[Moisés] -Pero, Señor, ¿quién soy yo 
para ir a ver al faraón? 

[Dios] -Yo estaré contigo. Te prometo 
que cuando salgas de Egipto vendrás a 
este monte y me adorarás aquí. 

[Moisés] -Pero, ¿qué les voy a decir a 
los israelitas? ¿Quién voy a decir que me 
envió? Nunca me van a creer. 

[Dios]-D\ a los israelitas que el Dios 
de sus padres te envió. Diles que sé lo que 
les está pasando y que te he enviado a res- 
catarlos. Ellos te escucharán. Sé que el rey 
de los egipcios no te creerá, pero esto me 
dará la oportunidad de enviar muchas 
señales de manera que todos sepan que 
soy el único y verdadero Dios. 

Luego todo quedó quieto y supe que 
Dios se había ido. ¡Mis ojos! Todavía 
puedo ver el brillante resplandor en mis 
ojos. Casi no puedo creerlo. Me quedé allí 



Se necesita: 

• vestimenta de 
tiempos bíbli- 
cos para hom- 
bre adulto 

• caritas son- 
rientes arma- 
das sobre pali- 
tos de madera 

• oveja de 
juguete 

• "zarza ardien- 
te" usada en la 
sección 
Oración 

• Opcional: gra- 
badora 



LECCIÓN SEIS 55 



Se necesitan: 

• Biblias 

• siluetas de lla- 
mas con tex- 
tos escritos 
(ver pág. 140) 



por mucho tiempo y oré para que Dios 
me diera fuerza y sabiduría para hacer lo 
que quería que hiciera. Iré a donde me ha 
enviado. Voy a hacer la voluntad de Dios. 
La semana que viene les contaré lo que 
suceda en Egipto. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿Por qué piensan que Dios 
esperó cuarenta años antes de hablar 
con Moisés acerca de los israelitas? ¿De 
qué quería Dios que le hablara Moisés 
al faraón? ¿Por qué dejó que Moisés 
pastoreara ovejas por cuarenta años? 
(Cuando Moisés huyó al desierto, quería 
hacer las cosas a su manera. Mientras 
estaba en el desierto, Moisés aprendió 
lecciones de paciencia y de cómo escu- 
char a Dios.) ¿Por qué Dios le dijo a 
Moisés que se quitara los zapatos? (Era 
una forma de mostrar respeto y reveren- 
cia.) ¿Cómo mostramos hoy respeto y 
reverencia? (Nos quedamos quietos. 
Caminamos y no corremos. Escuchamos.) 
Nuestro mensaje de hoy nos dice que: 



t> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO 
SOMOS REVERENTES. 
Repítanlo conmigo 



Versículo para memorizar 

Use los ademanes siguientes para 
repetir el versículo para memorizar hasta 
que sus alumnos los aprendan. 



Descálzate, 

porque el lugar 
donde estás 
es sagrado 77 

(Éxodo 3:5). 



Quitarse los 
zapatos. 
Señalar hacia el 
suelo. 

Juntar las manos 
en oración. 
Juntar las palmas 
de las manos y 
luego abrirlas. 



Estudio de la Biblia 

Anote los textos siguientes en llamas 
de papel, un texto en cada llama. Forme 
cuatro grupos de alumnos y dé a cada 
grupo una silueta de llama. Deben 
encontrar y leer el texto y buscar pala- 
bras o ideas para explicar lo que implica 
ser reverentes. Los adultos pueden ayu- 
dar si es necesario. 

Hebreos 13:8 Mostramos reverencia a 
Dios porque él nunca 
cambia. 
Efesios 5:15-21 Mostramos reverencia a 
Dios al prestar atención 
a su consejo y al tratar 
de vivir según sus leyes. 
2 Corintios 7:1 Mostramos reverencia a 
Dios al vivir una vida 
pura. 
Levíticos 10:1-3 Nadab y Abiú no siguie- 
ron los mandatos de 
Dios. Mostramos reve- 
rencia a Dios cuando 
hacemos las cosas como 
él las pide. 
Lucas 4 : 1 6 Mostramos reverencia a 

Dios cuando seguimos el 
ejemplo de Jesús y adora- 
mos a Dios en la iglesia. 

Reflexiones 

Pida a sus alumnos que comenten 
sobre lo siguiente: ¿Qué significa ser 
reverentes? (Vivimos nuestra vida como 
si Dios estuviera con nosotros siempre.) 
¿Por qué debemos seguir las instruc- 
ciones de Dios? (Dios desea protegernos 
del pecado. Cuando seguimos las instruc- 
ciones de Dios, somos más felices.) 
¿Somos reverentes solamente cuando 
venimos a la iglesia? (No. Ser reverente 
es un estilo de vida.) Una forma de ser 
reverentes es ser respetuosos en la 
iglesia. Vamos a decir juntos nuestro 
mensaje de hoy: 

l — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO 
v — f SOMOS REVERENTES. 



56 LECCIÓN SEIS 



© 



Aplicando la lección 



Visitando al rey 

Comenten lo siguiente: Imaginen 
que un gobernante de su país viene a 
visitarlos. ¿Pueden elegir de entre 
esta ropa lo que se pondrían? ¿Por 
qué no escogieron la ropa sucia? 
(Vestir ropa sucia no mostraría ningún 
respeto.) Cuando venimos a la iglesia, 
venimos a encontrarnos con el Rey 
de reyes; alguien mucho más impor- 
tante que los gobernantes de nuestro 
país. Vamos a hablar de formas como 
podemos mostrar nuestro respeto a 
Dios en la iglesia. Anote las sugeren- 
cias en el pizarrón o en un pliego gran- 
de de papel. Guárdelas para la activi- 
dad siguiente. 



Reflexiones 

Resuma las sugerencias. Pregunte a 
sus alumnos: ¿Hacemos siempre esas 
cosas? ¿Por qué? ¿Qué efecto tiene en 
los demás el que seamos reverentes? 
(Los demás están más tranquilos, más 
reverentes. Pueden escuchar cuando 
Dios les habla.) Vamos a alabar a Dios 
porque tenemos la oportunidad de 
venir reverentemente ante su pre- 
sencia, cantando Cantemos al Señor 
(Alabanzas infantiles, n° 4). 

Vamos a decir juntos nuevamen- 
te nuestro mensaje de hoy: 

l — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO 
v — J> SOMOS REVERENTES. 



Se necesita: 

• ropa sucia 

• ropa limpia 

• caja o maleta 
de viaje 

• pliego grande 
de papel o 
pizarrón 

• tiza, o marca- 
dor 

• himnarios 
infantiles 



a 



Compartiendo la lección 



Sigue nuestro ejemplo 

Forme grupos pequeños de alum- 
nos y pregúnteles: ¿Por qué es impor- 
tante para nosotros ser reverentes? 
(Somos capaces de encontrarnos con 
Dios y escuchar su guía e instrucción. 
Le mostramos respeto a Dios.) ¿Cómo 
podemos dar a conocer a otros nues- 
tros descubrimientos acerca de la 
reverencia? (A través del ejemplo. 
Diciéndoselo a otros.) ¿Qué pueden 
hacer si ven a alguien que no está 
siendo reverente? (Animarlo a ser 



reverente pidiéndole que haga algo 
contigo. Muéstrale cómo ser reverente 
y respetuoso en vez de decirle cómo 
debe serlo.) Al ir al servicio de adora- 
ción y a tu casa, actúa de tal manera 
que los demás noten que eres reve- 
rente en la casa de Dios. 

Vamos a repetir juntos el mensa- 
je de hoy: 

l — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO 
V — y SOMOS REVERENTES. 



Se necesita: 

• lista de suge- 
rencias de la 
sección 
"Aplicando la 
lección" 



Clausura 

Ore para que el espíritu de reveren- 
cia llene el corazón de cada alumno. 



LECCIÓN SEIS 57